Palacio de Bornos se convierte en la primera bodega castellanoleonesa en implantar el sistema Phytobac de la empresa Bayer, que permite la degradación de los efluentes fitosanitarios y evita que lleguen al suelo o a las aguas subterráneas.

Palacio de Bornos ha puesto en funcionamiento el primer sistema para el tratamiento de los efluentes fitosanitarios en una bodega castellanoleonesa en sus instalaciones de Pollos, Valladolid. Con él se materializa la apuesta de la bodega por una agricultura más innovadora y sostenible, que aúna productividad y cuidado del medioambiente, todo ello en el entorno del cumplimiento de la Directiva de Uso Sostenible de Fitosanitarios (128/2009/EC). Esta directiva y su aplicación a la legislación española incluyen como parte de los objetivos la protección del medio acuático y el agua potable, a la vez que asegura que la actividad agrícola sea segura para la salud humana y el medio ambiente. Esta normativa incluye medidas para prevenir la contaminación difusa y puntual que pueda causar de forma accidental, por ejemplo, los restos de producto (fitosanitarios) en los envases o la limpieza de los equipos de aplicación de estos productos.

“Nuestro objetivo es poder llevar a cabo una viticultura sostenible, por eso buscamos minimizar el uso de los productos agroquímicos, disminuir los residuos y optimizar los métodos de producción”, explica Ana Martín, responsable de Viticultura de Bodega Palacio de Bornos, quien añade que “el proceso comenzó realizando un estudio y posterior programa adaptado a la viña. Después de cada tratamiento fitosanitario procederemos a la limpieza de los equipos en la zona de lavado: todo el agua resultante de este lavado, junto con los restos de fitosanitarios se recogerán en el Phytobac; una superficie que actúa como un lecho biológico que está compuesto por tierra de la propia finca y paja. Los efluentes se descompondrán por acción microbiológica en el suelo de forma natural. Por último, una vez se lleve a cabo la degradación natural, el sustrato que resulta se podrá de nuevo incorporar al suelo de la finca”.

Una generación con una realidad diferente

“La realidad que vivimos hoy es diferente a la que vivieron nuestras generaciones anteriores. Ahora la preocupación por el medioambiente es máxima y nuestra conciencia ecológica está transformando la forma de gestionar nuestros recursos”, explican desde la Bodega. Este proyecto pasa a ocupar “un lugar importante en la política de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía”. Apunta Martín que “el futuro está en el uso responsable de los recursos naturales, en tener una actividad socialmente responsable y medioambientalmente sostenible. Debemos usar los recursos sin trastocar los mecanismos básicos de la naturaleza”.

Cada vez más los consumidores internacionales, especialmente los europeos,  exigen una producción agrícola más respetuosa con el medioambiente. En este sentido la implantación de este sistema puede contribuir a aumentar la capacidad exportadora de la empresa.

Eliminar los efluentes para proteger el medioambiente

Bayer Phytobac es un sistema que evita que cualquier resto no deseado pueda llegar al suelo o las aguas subterráneas. Este sistema funciona como un lecho biológico que degrada las sustancias activas por la acción microbiológica del suelo. De esta forma, se reduce su concentración en un recinto cerrado hasta su degradación biológica. Es decir, a diferencia de lo que ocurre con otros sistemas, desaparece cualquier residuo seco, ya que se disipa de forma natural en el lecho de Phytobac y con ello se evita tener que gestionar esos restos posteriormente. En la actualidad, hay un total de 30 de estos sistemas funcionando en España, fundamentalmente en explotaciones de cítricos, frutales y uva de mesa. El de Palacio de Bornos es el primero ubicado en Castilla y León.