El reto de Rueda es exportar a EEUU

Palacio de Bornos apuesta por investigar en torno al verdejo, “con mucho recorrido internacional”

“El potencial de Rueda reside en el verdejo, que es una uva muy agradecida, con mucho encanto y personalidad. Y eso tiene gancho en el exterior”

Fernando Zaratiegui
Fernando ZaratieguiDirector General del grupo Taninia

“El verdejo frizzante surge para dar respuestas a nuevas necesidades de los consumidores, y es el segundo producto más vendido en nuestra gama”

Fernando Zaratiegui
Fernando ZaratieguiDirector General del grupo Taninia

“En la tienda de Rueda ya veníamos ejerciendo el enoturismo de forma casi instintiva. Hoy, hay clientes extranjeros que nos conocen por el trato familiar que han recibido en la tienda”

Fernando Zaratiegui
Fernando ZaratieguiDirector General del grupo Taninia

Fernando Zaratiegui, Director General del grupo Taninia, explica en una entrevista concedida al programa “Empresas de Valladolid”, de TVCyL 8, la trayectoria, presente y retos de futuro de la bodega Palacio de Bornos, integrada en el grupo que dirige junto con otras cuatro bodegas de diferentes denominaciones de origen.

El reto de la exportación

Además del mercado nacional, Zaratiegui apunta hacia la exportación como uno de los pilares del negocio. El grupo Taninia, señala, tiene presencia con sus vinos en los cinco continentes (Estados Unidos, Canadá, Méjico, Japón, China, Taiwán…), si bien es cierto que los referentes de exportación más importantes para este grupo son europeos, sobre todo los países nórdicos y anglosajones.

“España era conocida en los destinos internacionales por sus vinos tintos. Hace una década, todavía no había en España vinos blancos de calidad con los que convencer al cliente internacional. El Albariño abrió esa puerta y después irrumpió Rueda gracias a su variedad Verdejo, una uva muy agradecida, con mucho carácter y personalidad, que es lo que tiene gancho fuera de nuestras fronteras”, observa Zaratiegui.

Los blancos de Rueda representan menos del 20% de las exportaciones totales de España, recuerda, por lo que “queda aún mucho recorrido, quedan muchos mercados internacionales a los que mostrar que Rueda es interesante, que ofrece calidad y carácter”, observa. “El reto de Rueda es exportar a Estados Unidos, donde su presencia es todavía testimonial”, considera Zaratiegui.

Un reto, añade, en el que entran en juego varios factores. “No todo son luces, porque la producción se ha incrementado en una década de 40 a 100 millones de kilos”, y no todas las calidades son homogéneas. “La oferta es mucho más variada que antes”, resume el director general de Taninia. No obstante, señala, “en el mercado internacional hay cada vez más interés, así que la exportación de Rueda tiene todavía mucho recorrido, porque cuenta con un tipo de uva con mucho encanto y personalidad, y eso se reconoce internacionalmente”.

Investigación y nuevos productos

Además de las diferentes variedades de verdejo y de los espumosos elaborados con esta misma variedad, Palacio de Bornos ha lanzado hace un año al mercado una nueva variedad de verdejo frizzante de baja graduación alcohólica (5,5º), que ha ampliado desde enero con un nuevo frizzante rosado. “No hemos sido los primeros, pero sí es cierto que llevábamos un tiempo de investigación y pruebas hasta que dimos con un perfil de vino que nos gustaba”, explica Zaratiegui. Añade que la acogida de este vino por parte de los usuarios ha sido tan positiva que los frizzantes son ya el segundo producto más vendido por Palacio de Bornos dentro de toda su gama de verdejos. Los frizzantes, explica, son el fruto de la investigación del grupo para dar respuesta a las necesidades de los nuevos consumidores.

Enoturismo

Palacio de Bornos está integrada, junto con otras 74 entidades, en la Ruta del Vino de Rueda, una iniciativa de la DO Rueda para estructurar el enoturismo en la zona. Zaratiegui explica que el concepto de “enoturismo” se venía desarrollando “de forma casi intuitiva” en Palacio de Bornos desde el comienzo de su actividad, a través de la tienda, cafetería y delicatesen que la bodega tiene a disposición de sus clientes en Rueda. Además de ofrecer toda la gama de vinos de Palacio de Bornos, la tienda está especializada en productos típicos de la zona, a través de convenios sostenidos con productores locales, y ofrece en su planta superior la posibilidad de visitar su “Museo del Vino”. El trato cercano y familiar que se dispensa a los clientes es, tal vez, el rasgo diferenciador de este negocio que crece en paralelo al desarrollo de la bodega. “Me ha ocurrido que, en Holanda, por ejemplo, un cliente nos conocía por la tienda de Rueda y me dio recuerdos para Mario y Pilar, que le trataron como si estuviera en su casa”, relata Zaratiegui.